¿De verdad que entendemos de vino?

¿De verdad que entendemos de vino?

vino, Tierra Nuestra

Pues yo diría que no, que los que de verdad entienden de vino son una minoría muy minoritaria. Pero eso sí, sabemos si nos gusta, o no, un vino.

Somos muchas las personas a las que nos gusta tomarnos una copa de vino, personas que quizás nos bebemos antes una cerveza, pero que pronto preferimos pasar al vino, ya sea para tapear o comer.

Para este amplio grupo de amantes del vino, lo esencial para entender algo más de vinos, y para disfrutar mejor de sus múltiples posibilidades, es probar muchos vinos y saber lo que se está probando.

Probar distintas variedades, vinos con distinta crianza, de diferentes zonas y añadas, nos ayudará a desarrollar una cultura basada en la experiencia. Este es un ejercicio ameno, que nos permite disfrutar del vino de manera más amplia, más lúdica e interesante, y que nos ayudará a introducirnos en una diversidad y complejidad de aromas, texturas y sabores quizás no imaginada.

Esto nos servirá también para gozar más de esa divertida segunda parte que son los comentarios, las preguntas, y las muchas veces graciosas aseveraciones que pueden escucharse cuando un grupo comparte una botella de vino. Hace poco, en una comida con amigos, una señora que, según dijo, “entendía” de vinos, corrigió un comentario mío sobre la crianza, aseverando que “un vino sin madera no quería decir que fuera joven, que podía ser viejo.” ¡Glup! El otro día, una persona que celebraba algo excepcional, nos invitó a comer en uno de los restaurantes más prestigiosos y caros (no mejor) de Sevilla. A la hora de pedir el vino, seleccionó un vino comercial, de esos que están en todas partes, del que se elaboran trillones de botellas/año, y que destacan por que nadan muy bien; nada por aquí, nada por allá……

Hay quienes piensan que porque en una etiqueta ponga “Crianza”, o incluso “Reserva”, ese vino tiene que estar bueno, lo cual no es cierto; puede que sí, o puede que no. Más allá de las etiquetas, los vinos pueden catalogarse en imbebibles, correctos, buenos, muy buenos, excelentes y de otro mundo. Esto es lo que interesa, y que nosotros sepamos distinguirlos.

Me llama poderosamente la atención que en el primer país productor de vino del mundo se entienda tan poco de vino. La persona a la que le gusta el vino debería comenzar por diferenciar cosas muy básicas, como el coupage (variedades de uvas), la zona o D.O, la crianza, la añada, y la bodega.

El vino es un mundo enorme, lleno de matices, de sorpresas, de misterio. Así que si quieres saber más de vinos, y disfrutar de lo que esto comporta, sigue este primer consejo: prueba muchos vinos diferentes, y si es posible toma notas de tus sensaciones, a tu manera, no tiene por qué ser algo técnico. Mientras realizas este maravilloso ejercicio, te aconsejo que señales claramente aquellos vinos que de verdad te gusten. Así, cuando te veas en un apuro sabrás donde disparar sin riesgo a equivocarte.

Siguiendo estos consejos, y algunos otros de los que hablaré en otros artículos, es posible que algunos lleguen a calificarnos de entendidos. Por nuestra parte no debemos creeremos que entendemos de vinos, sino que sabemos cómo disfrutarlos mejor, y claro está, probando y probando algo se aprende.  

tipos de uvas. Tierra Nuestra

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Cursos de cata, Enología, general y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a ¿De verdad que entendemos de vino?

  1. Raquel Luque dijo:

    Yo solamente he ido a un par de catas en mi vida y en la primera comprendí que no tenía ni idea. Como mencionas, creía que me gustaba el vino pero solo había probado de un par de clases. Ahora estoy intentando probar nuevos e ir descubriendo cuales me gustan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *