Diario de un aficionado al vino : Apadrinados por el vino

Diario de un aficionado al vino : Apadrinados por el vino

Me comentan que una bodega ofrece la posibilidad de que apadrines una cepa. La idea me parece un paso lógico en este momento en el que la conexión con lo que nos rodea, como señala George Packer en su libro “El desmoronamiento”, va desapareciendo. Las cosas cambiarían si no solo apadrináramos una cepa, sino además una parte de un paisaje, la aleta de una ballena, un metro cuadrado de playa, la camilla de una tienda de campaña, una cabra en un pueblo africano, la gárgola de una catedral o el pupitre de un colegio en la selva. Sería una colección un tanto ecléctica, pero así saldríamos de nosotros mismos y del mundo virtual, en el que nada desaparece.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, bodegas, apadrinamiento, corcho.

Sin embargo, volviendo al tema del vino, me parece que el enfoque no es el apropiado, porque los que tenemos afición por este mundo lo que buscamos es que sea el vino el que nos apadrine a nosotros. Y es que cuando uno se sirve una copa de vino, lo que pretende es que éste sea capaz de protegerlo, de saberse bajo su cuidado. Se trata de sentir que, de alguna forma, el vino favorece ese momento al que acompaña, haciendo que las conversaciones no se queden en la superficie, que quepan más segundos por minutos y minutos por horas, que las diferencias se minimicen, que la memoria se vuelva fértil, que el oído sea curioso y que cada anécdota provoque una risa y la risa convenza al grupo que no esperaba gran cosa de la reunión que mereció la penar venir.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, bodegas, apadrinamiento, corcho.

Y, ya puestos, no solo pretendemos que nos apadrine el vino, sino la botella, la copa, la uva, la viña y, al final, la bodega. Nos gustaría poder decir, como ya han logrado algunas compañías de seguros, que nosotros somos de una bodega determinada, de la que hablaríamos con el orgullo del que tiene un mentor. De una o de varias, da igual, que cuantos más padrinos, mejor.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, bodegas, apadrinamiento, corcho.

En lo que llega ese día en el que las bodegas ofrezcan esa posibilidad, voy guardando los corchos de las botellas que voy bebiendo como si fueran las monedas con las que comprar esa protección. Hay que estar preparado. Y si por fin lo logro, no tendré ningún problema en, como forma de agradecimiento, apadrinar yo a su vez una pequeña vid.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Enología, general y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *