Diario de un aficionado al vino: Keep calm and drink wine

Diario de un aficionado al vino: Keep calm and drink wine

Un gran túnel bajo México, nuevas condiciones a Grecia para recibir un rescate, un atentado en un mercado en Irak, fotografías retiradas en Twitter, tensiones por una bandera entre extremistas blancos y grupos radicales negros, obras públicas que costaron 450 millones de euros a punto de ser adjudicadas a una oferta de 10.000 euros, 100 imputados en una trama de corrupción que sigue creciendo.

Calma_01

Diario de un aficionado al vino: Keep calm and drink wine

Encontramos un sitio en los jardines de AZCA donde sentarnos. Se celebra el MadridEAT y el terreno está ocupado por una gran cantidad de food trucks que ofrecen una amplia variedad de platos que probar. El calor cae sobre la ciudad como si quisiera hundir los edificios y aplastarnos a los que nos atrevemos a salir de los refugios del aire acondicionado sin más protección que unas cuantas sombras ya desgastadas. Aquí los árboles forman una sólida defensa que nos ofrece el amparo de unas zonas en las que el sol pierde fuerza.

Calma_02

Diario de un aficionado al vino: Keep calm and drink wine

Hay un buen ambiente. Hemos paseado por delante de todos los food trucks disfrutando de los olores que salen de cada uno. En cada uno, la oferta es pequeña y precisa. Sugerente y atractiva. De éste nos llevamos un temaki de atún y uno de gambas, de otro, un bocadillo con carne ahumada, de aquél una flauta de pollo, del último una jugosa delicia peruana que se disfruta más cuando la lengua recorre la salsa que va cayendo por los dedos.

Calma_03

Diario de un aficionado al vino: Keep calm and drink wine

Todo esto nos lo vamos comiendo en ese sitio que encontramos, en lo que parecen los escalones de un pequeño teatro griego. La situación es perfecta, casi perfecta, hasta que digo un momento, ahora vuelvo, un segundo, no os comáis mi bocadillo. Y me marcho al food truck en el que se vende vino. Un cartel a los pies con bombillas iluminadas anuncia “Wine Bar”. Además de vasos de vino, venden botellas. No hay que pensar mucho porque solo tienen un tempranillo del 2014. El dependiente que me abre la botella y me tiende dos vasos de plástico lleva un delantal en el que se puede leer “Keep calm and drink wine”

Calma_04

Diario de un aficionado al vino: Keep calm and drink wine

Y ése es el objetivo. Los túneles. Grecia. Las ruinas destrozadas por los fundamentalistas. Los grandes problemas y los personales van a estar ahí dentro de un par de horas, pero ahora se trata, exactamente, de cumplir con el consejo del delantal para así después prestarles la atención que merecen sin caer en la indiferencia o la angustia. Me uno al resto de la familia, sirvo el vino en las dos copas de plástico y lo pruebo. Ahora, nosotros.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *