Diario de un aficionado al vino : Las luces del faro

Diario de un aficionado al vino : Las luces del faro

Basta con asomarse al salón y ver las botellas de vino dispuestas en la mesa, ya abiertas, para saber qué va a venir a continuación. Todas las referencias de las catas terminan en el sorbo, pero eso es como hablar de una carrera de coches detallando cómo estaban dispuestos los coches en la parrilla. Después, cada botella empieza a vivir, a influir en el desarrollo de esa comida lenta y completamente, como una gota de pintura en un vaso de agua.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, botellas, comida, cata.

Las botellas sobre la mesa dan ya información, como las luces de un faro al navegante desconcertado que no sabe muy bien en qué aguas se va a mover durante toda la velada. Hay que saber leerlas y para eso hay que haber asociado antes una marca a una comida específica, tratando de asociar el máximo número de detalles. El nivel económico de los comensales, su tipo de humor, las tendencias políticas, los temas tratados o el tipo de comida.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, botellas, comida, cata.

Esa identificación nunca va a ser perfecta, pero ya da una indicación útil, como la del barrio en una dirección: eso no asegura que todas las casas vayan a ser iguales, pero sabemos que, hablando de fiestas, no vamos a encontrarnos con el mismo ambiente en una fiesta en Malasaña, una zona de Madrid en la que se puede pasar la noche saltando de garito en garito, que en otra en el Barrio de Salamanca, donde cada perro que sale a la calle muestra el estilo de su peluquero habitual.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, botellas, comida, cata.

El análisis inicial, después de dejar los abrigos y de atender a la anfitriona, que se ha acercado a preguntar qué quieres beber, no tiene por qué ser exhaustivo ni llevar mucho tiempo. La marca, claro, pero también la zona, el tiempo de maduración, el tipo de uva, la cosecha, la temperatura de la botella, si ya está o no abierta, cuántas hay en la mesa, el diseño de la etiqueta e, incluso, el tipo de sacacorchos si está a la vista. Si sabes interpretar todo eso, habrás recibido un buen soplo sobre la carrera antes de que empiece.

Vino, Tierra Nuestra, blog, tienda on-line, botellas, comida, cata.

Porque no es lo mismo ver una mesa con dos reservas de Rioja abiertos como trofeos (hablándote de un menú que empezará con marisco y acabará con una carne contundente), que un crianza de una bodega pequeña, sin denominación de origen, y con una etiqueta que te tatuarías en el pecho (anticipando unas entradas que no has probado nunca y un principal con unos ingredientes que no sabías que existieran). Luego, efectivamente, todo puede ser al revés, pero esa equivocación hará la velada mucho más interesante. Y a ti, un poco más humilde.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *