El vino, con seis sentidos: «enoturismo»

Vistas de la finca Palacio Quemado, de Bodegas Vega Alvear.

Vistas de la finca Palacio Quemado, de Bodegas Vega Alvear

El turismo del vino, que popularmente se ha establecido como “enoturismo”, cada vez es más relevante en nuestro país. A finales del pasado año tuvo lugar el ‘VI Congreso Nacional de Enoturismo’ en Madrid cuyo informe sobre la “Situación Actual del Enoturismo en España” nos facilita el Observatorio Español del Mercado del Vino OeMv.

Castrillo de Duero, municipio de las bodegas Vega Real

Castrillo de Duero, municipio de las bodegas Vega Real

En dicho documento podemos comprobar que quienes practican esta actividad son, sobre todo, los propios españoles frente a los turistas extranjeros, de los que sólo un pequeño porcentaje lo elige.

El “enoturismo” se ha establecido como una alternativa turística que añade valor al mero hecho de visitar un lugar, pues implica el introducirse por completo, y de forma activa, en el mundo del vino. Algo comparable a la visita a un parque temático, en el que el tema principal envuelve la atmósfera y guía las actividades de los usuarios.

La Bodega Arzuaga-Navarro cuenta con un Hotel Spa para no perderse un detalle de la Rivera del Duero

La Bodega Arzuaga-Navarro cuenta con un Hotel Spa desde el que reponerse después de un largo paseo entre las viñas.

De este modo, el “enoturista” experimenta la gestación del vino desde sus comienzos y hasta que lo vierte en su copa, saboreando así, todas las facetas del vino y siendo capaz de entenderlo más y mejor, estrechando los lazos de unión con ese compañero fiel que lo ha invitado a su casa.

La riqueza cultural, artesanal y natural del mundo del vino explica, además, la gran variedad de opciones que ofrece el territorio nacional, casi tantas como bodegas. Entre algunas de las bodegas que cuentan con selectos hoteles, spas  y organizan estas rutas enológicas se encuentran: Bodegas Alvear, nos ofrece su finca Palacio Quemado, en Extremadura; Bodega Vega Real de Barbadillo, en el corazón del Duero; Arzuaga-Navarro, que cuenta con un hotel spa con el mismo nombre; Grupo Pesquera y su ‘Pesquera AF Hotel’, también en la Ribera del Duero; y el Hotel de la Bodega Pago del Vicario, en Ciudad Real.

Piscina del Hotel Pago del Vicario, en Ciudad Real

Piscina del Hotel Pago del Vicario, en Ciudad Real

Cada campo es único, cada familia y cada casa, también lo son; por eso, la visita a una u otra bodega puede aportarnos experiencias inesperadas y despierta nuestros sentidos ante nuevos descubrimientos, y por esto y mucho más, los españoles escogen el “enoturismo” como alternativa de ocio.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *