La Cata, un arte vinícola

Catar o degustar un vino son en principio, dos conceptos diferentes pero en ambos participa la verdadera magia: es algo más que simplemente beberlo. Catar un vino es sinónimo de penetrar en todos sus secretos, dónde el color, aroma, sabor y las sensaciones táctiles que produce el vino en el paladar, desvelarán la naturaleza y cualidades de una botella frente a otra.

La principal diferencia entre el acto de beber y degustar puede llegar a ser tan sencilla como el de oír y escuchar. Sabemos que la sensibilidad es muy subjetiva y puede variar de una persona a otra, sin embargo saber apreciar la calidad de los vinos es más cuestión de experiencia que un don natural.

Tipos de Catas

La única regla general que debes tener en cuenta a la hora de llevar a cabo una degustación de vinos, es que éstos deben presentar la misma tipología. Es decir, no se pueden mezclar en una cata comparativa vinos blancos, tintos, rosados, espumosos, secos, dulces, etc. También hay que tener en cuenta que una cata con rigor deberá siempre realizarse con vinos procedentes de la misma cosecha.

Una vez decidido el tipo de vino que vas a degustar, es imprescindible saber que las catas pueden organizarse de manera diferente.

 

cata a ciegasCata Comparativa. Es un instrumento imprescindible en el aprendizaje y la apreciación del vino. Se desarrolla con un mismo vino, para comparar precio, uva, año y zona de elaboración.

 

Cata a Ciegas. Es aquella en la que todos los vinos se presentan con sus credenciales ocultas: etiqueta, contraetiqueta, collarín y cápsula del cuello de la botella. El motivo de ocultar la cápsula es porque muchas bodegas imprimen en ellas el nombre del vino.

Lo más fácil es envolver totalmente la botella (por ejemplo con papel de plata), ya que de esta forma, los catadores no poseen ninguna información que permita identificar los vinos. Una vez concluida la degustación y entregada la puntuación, se podrá descubrir la identidad del mismo.

El resultado de estas catas son sorprendentes, ya que se busca la máxima objetividad por parte del catador.

 

cata abiertaCata Abierta. Es aquella que se lleva a cabo con las credenciales de las botellas descubiertas. Es un tipo de cata menos objetiva y más informal, en la cual se concede más importancia al placer que al propio juicio sensorial del vino.

El catador conoce en todo momento la identidad del vino, la marca, bodega y el lugar de procedencia.

 

 

cata verticalCata Vertical. Puede realizarse en la modalidad de cata ciega o abierta y es la que se desarrolla con botellas de un mismo vino (marca y bodega), pero de diferentes añadas. Es una práctica muy gratificante y didáctica, ya que permite observar la evolución de los vinos en el tiempo, identificar la calidad de una determinada cosecha e incluso conocer la personalidad que va adquiriendo un determinado viñedo con los años.

 

Cata Comercial. En ella se elige un vino de la misma zona de producción y se hace una comparativa calidad-precio.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Cursos de cata, Enología, general, Noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *