LEGARIS PRESENTA CALMO COMO CÚSPIDE DEL PROYECTO QUE INICIÓ HACE CASI DOS DÉCADAS

Legaris - CalmoViñas centenarias y enología minimalista definen un vino que resume años de experiencia y conocimiento de la región

Legaris, una de las bodegas referentes de Ribera del Duero, ha cumplido 15 años elaborando vinos y algunos más desde su implantación en la región. Como parte de ese proceso, la bodega, próxima a Peñafiel, presenta su vino icónico con el fin de reflejar estas casi dos décadas de experiencia y búsqueda de la excelencia en la región.

El vino es Calmo Legaris, un vino 100% Tinto Fino, que culmina un proyecto de estudio de la región y de selección de viñedos únicos, propios y controlados, para encontrar aquellos que mejor reflejan el espíritu de Ribera, así como de una manera de elaborar que respetan la tipicidad de sus uvas.

La composición de Calmo tiene dos elementos: el primero, la uva; gracias al proyecto “Selección de viñedos únicos”, el cual se lleva a cabo en todas las bodegas del Grupo Codorníu Raventós, se pudo escoger para elaborar este vino sólo aquellas viñas de Tinto Fino que mejor expresaban el origen de la región y la expresividad de la variedad. Para este primer Calmo Legaris, las viñas seleccionadas son centenarias y proceden de micro fincas situadas en Tubilla del Lago (Burgos), a 930 metros de altitud. El vino procedente de estas pequeñas parcelas nos aporta la parte elegante de la mezcla final.

El segundo es la mano del enólogo y su equipo, que han querido complementar el vino procedente de esas viñas centenarias, con lo que en bodega se denomina Vino de Lágrima Nocturna. Jorge Bombín, enólogo de Legaris, explica que; “después del descube y antes del prensado de los mejores depósitos de la añada, dejamos que el escaso vino que quedaba se escurra a través de la pasta, gota a gota, lágrima a lágrima. De ese goteo durante una sola noche, el vino recogido se introduce en barricas y permanece allí hasta el final de su crianza. Si las viñas centenarias nos dan la elegancia, la lagrima nocturna nos da la expresividad y concentración”.

Calmo fermenta con sus levaduras autóctonas y permanece 20 meses de crianza en 7 barricas nuevas francesas de 4 diferentes tonelerías, pero en su corazón tiene años de gestación. Jorge Bombín remarca que “adicionalmente ha habido un proceso de espera y quietud. Sólo hemos querido presentar nuestro vino Calmo tras años de paciencia hasta encontrar las viñas y el método que transmiten nuestra manera de entender el Tinto Fino de Ribera del Duero, y además en una añada excelente como la 2009”.

El resultado es un vino de edición limitada: apenas 1450 botellas, que aúnan la potencia de Ribera del Duero, y la elegancia y expresividad que puede llegar a tener la variedad por excelencia de esta región castellana.

Legaris tiene 93 hectáreas de viñedo propio en Ribera del Duero y lleva más de 15 años elaborando vinos de calidad. La bodega, ideada por el arquitecto Domingo Triay para respetar todos los flujos del proceso de elaboración y con espíritu minimalista, tiene en su corazón un jardín Zen que define su filosofía: hacer vinos de alta calidad cuidando al máximo cada detalle, y con la quietud necesaria y característica de la zona.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Bodegas, general, Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *