Mis vinos para Navidad, en familia y con amigos

Mis vinos para Navidad, en familia y con amigos

Comidas de Navidad - Vino - TierraNuestra

Las Navidades son las fiestas más entrañables del año para la mayoría de las personas. Durante varios días nos reunimos con amigos, con la familia, con nuestra pareja en una cena privada, con los compañeros del trabajo, encuentros en los que siempre estamos dispuestos a hacer un extra en los gastos. También en los vinos que consumimos.

Estas son las fechas más adecuadas para surtirnos de algunos vinos que quizás no pudimos comprar durante el resto del año. Merece la pena ofrecer un buen vino para sumarle a nuestra comida o cena de Navidad un plus de calidad, de deleite, algo que haga resaltar aún más la fiesta que celebramos y nuestro aprecio y cariño por nuestros comensales. Es el momento ideal.

En una buena comida o cena navideña, podemos hacer el recorrido completo, ofreciendo un vino distinto con cada plato. Una cosa debemos tener en cuenta, servirlos en copas adecuadas a la temperatura que cada uno requiere.

Podemos comenzar ofreciendo un fino o una manzanilla con los aperitivos; también se pueden acompañar de un champagne, o de un buen cava. Estos vinos tienen en común ser excelentes acompañantes para prácticamente todo tipo de aperitivos. Si hay mariscos se pueden acompañar de estos mismos vinos, o se puede ofrecer un segundo vino, en este caso un blanco, por ejemplo un Albariño. Si vas a poner un champagne, para apreciar mejor la diferencia respecto a un cava, recomiendo salirse del clásico Moët & Chandon.

Comidas de Navidad - Vino - TierraNuestra

Para pescados a la plancha, o al horno con salsas suaves, podemos servir un blanco, yo los prefiero secos. Poco a poco se van consiguiendo mejores blancos en España. A mí me encantan los elaborados con la uva Godello, una variedad que está produciendo vinos que marchan a competir con los grandes borgoñas, pero hay muchos más que son asimismo excelentes. Si los pescados son azules, o muy grasos, o elaborados con salsas más contundentes, se pueden acompañar de un tinto sin mucho cuerpo. 

Wine toast

Para las carnes y guisos debemos ofrecer un tinto en condiciones. Más suave si es una carne blanca, y con más cuerpo si son carnes rojas o guisos potentes.  Este puede ser el gran vino de la comida. No deberías quedarte corto, es un día al año, un día que merece ese gasto extra que en Navidades estamos dispuestos a hacer. Tenemos unos excelentes tintos en prácticamente todas las regiones. Los vinos de crianza media y larga pueden necesitar ser abiertos un rato antes de consumirlos.

Si en algún momento vas a ofrecer un caldito de puchero, te sugiero acompañarlo de un Amontillado o bien, según la potencia del plato, también estaría excelente con un buen Palo Cortado, uno de los milagros de la enología de nuestro país. Para los postres sirve un vino dulce, los hay excelentes, tanto blancos como tintos. Entre los blancos me gustan especialmente los Tokaj y los Sauternes, entre los que hay verdaderas joyas, pero también disponemos en España de nuestro Pedro Ximénez, muy habitual en muchos restaurantes, o incluso vinos de la variedad Moscatel.

Para “después” puedes servir un buen whisky, no un scotch de los que generalmente se suelen consumir a lo largo del año, sino un single malt de 10 ó 12 años, no hace falta que sea más viejo, hay maravillas. También vale un buen brandy, una joya andaluza que curiosamente es más apreciada fuera que dentro de nuestras fronteras. Aunque también se puede continuar con vinos dulces para la sobremesa. Armonizar un buen puro con un Palo Cortado o un Oloroso también es un placer que os recomendamos si gustáis de fumar.

Haz que tu comida o cena navideña destaque aún más acompañándola de buenos vinos; nuestra familia y amigos se lo merecen, y en Navidad es el momento.

¡Felices fiestas! ¡A disfrutarlo!

 

 

     

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.