Rosado para el verano

rosados 1¿Qué es el vino Rosado? El vino rosado abarca el espacio de color entre el vino tinto y el blanco. El rosado del vino ocurre cuando la piel de las uvas rojas está en contacto con el vino por sólo un corto tiempo. Mientras que algunos vinos tintos fermentan durante semanas con las pieles de uvas rojas, los vinos rosados se dejan manchar de rojo durante tan solo unas horas. El enólogo, que tiene control sobre el color del vino, elimina las pieles (la fuente del pigmento rojo) cuando el vino alcanza el color deseado. Como se puede imaginar, casi cualquier uva de vino tinto se puede utilizar para hacer vino rosado, sin embargo hay algunas variedades que se prefieren: Garnacha, Tempranillo, a veces con algo de Graciano y Garnacha, Syrah, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Sangiovese…

Los sabores primarios del vino rosado son fruta roja, flores, cítricos, melón, etc., dependiendo de la variedad de uva. Es un tipo de vino con muy largo recorrido, pues la diversidad de vinos rosados es enorme; algunos muy frescos y ligeros, y en el otro lado del espectro vinos con gran cuerpo, sin olvidarnos de los champagnes y cavas “rose”. Una enorme diversidad en el color, todos matices del rosa, lo mismo que en el sabor.

Además de beberlo solo, una curiosidad para el verano puede ser la elaboración de cócteles de vino rosado; nuestros invitados se sorprenderán, como mínimo. Uno que me gusta mucho es un cap, o sangría de rosado.melocotón y rosado

Es muy fácil: Vino rosado, mucho melocotón pelado y cortado a daditos, admite un poco de manzana verde, plátano, kiwi…, cortados de la misma forma, un par de rodajas de naranja con piel, una corteza de limón, una corteza de naranja, un chorreón de ginebra, otro de vodka, unas gotas de brandi, gaseosa o/y refresco de naranja al gusto, y unas cucharadas de azúcar, según el dulzor que queramos darle. El único secreto es dejar macerar la fruta en el licor con el azúcar removido durante un par de horas antes de prepararlo. Después, servirlo muy frio, admite hielo en la copa, y añadirle una ramita de hierbabuena para decorar y dar su aroma. Poner cucharillas para comer la fruta. Queda genial.

También puedes hacer cocteles tradicionales, pero con vino rosado, como por ejemplo una margarita. Necesitarás: Hielo picado, 150 ml. de vino rosado, 30-40 ml. de tequila blanco o reposado, 15 ml. de Triple Seco o Cointreau, una rodaja de lima (o limón), jarabe de agave (o jarabe de goma), sal fina y soda. Para elaborarlo humedece el borde la copa con la rodaja de limón y luego pásala por la sal para conseguir un borde blanco de sal. En un vaso mezclador mezcla el vino rosado, el triple seco y el tequila, añadiendo un toque de jarabe. Sírvelo en una copa grande llena de hielo picado, añade soda al gusto, remueve un poco, y decórala con una rodaja de lima o limón.

El vino rosado es apto para todo tipo de cocteles con frutas de hueso, fresas, melón, cítricos, siempre con algo de licor –vodka y ginebra son los más apropiados. Mucho hielo, un poco de refresco de naranja y menos de limón, y ya está. Puedes conseguir colores que enamoran.

Y claro, un rosado tal cual, fresquito, para acompañar a una buena barbacoa, un arroz, o un pescado, es un compañero ideal que gustará a todos y todas en cualquier día de un verano como este. Ya no se admite que el vino rosado sea un vino “inferior”.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Enología, general y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *