«Somos una familia muy unida en la que el vino traspasa los límites entre la bodega y el entorno personal»

Mariano GarciaPregunta. Sus vinos siempre gustan a todos los entendidos, sin excepciones ¿Cuál es la fórmula mágica que utiliza Mariano García?

Respuesta. Trabajo. Con respecto al vino no hay fórmulas mágicas. Ser honesto con tu gusto y tu experiencia e intentar que tus vinos reflejen el entorno de donde proceden y provoquen placer en el consumidor. No hay que olvidar la vertiente más lúdica, emotiva y sensorial del vino.

Se habla en el sector, que quizás junto a Alejandro Fernández, son de las narices más importantes de España ¿Cómo lleva éste halago?

Son más de 40 años elaborando vino e intento no perder la curiosidad, ni la capacidad de aprender y emocionarme con una nueva cosecha. El tiempo al final te pone en tu sitio.

Nació en Vega Sicilia y fue enólogo de ésta bodega durante 30 años ¿Qué supuso  esta etapa para usted como profesional y persona?

Una experiencia vital y profesional que me permitió formarme, viajar, conocer otras zonas y tener una filosofía de calidad y excelencia que, con los lógicos cambios, he aplicado a los vinos familiares que elaboro en Tudela y Toro.

¿Cómo nace el Proyecto Mauro? ¿Cómo se involucra en nuevos proyectos como Paixar, Mauro, Aalto, Leda o San Román?

Mauro es un proyecto íntimo y personal que nace en 1980 tras el fallecimiento de mi padre, Mauro,  por la inquietud de elaborar un vino propio con completa libertad a partir de un viñedo antiguo y en una casona castellana en el casco urbano de Tudela de Duero. Y desde las primeras 2.000 botellas hasta hoy un camino largo y muchas veces no previsto en el que nos hemos consolidado como una referencia de calidad en el mundo del vino a nivel internacional.

San Román nació en 1998 como una continuación de nuestras actividades en Toro. Leda es un pequeño proyecto con viñedos de tempranillo en el valle del duero. Paixar es un vino de limitadísima producción, en un paraje de altura con una exótica mencía y Aalto es un ribera universal que desde 1999 se ha asentado como referencia en la zona.

Bodega Mauro Sus hijos, Alberto y Eduardo, también trabajan con usted mano a mano ¿Cómo ves el trabajo de ambos en la bodega? ¿Cómo es tu relación vinícola con sus nietos? ¿Ya toman vino?

Somos una familia muy unida en la que el vino traspasa los límites entre la bodega y el entorno personal. Vivimos con pasión nuestro trabajo y dirigimos las bodegas familiares desde el respeto con la ilusión de hacer cada año mejores vinos y dejar un legado a las futuras generaciones que esperemos en un futuro tomen el relevo.

Y sí, mis nietos ya mueven la copa y empiezan a vislumbrar la magia del vino.

José Luis siempre ha comentado que eres de los bodegueros más felices que existen ¿Cuál es el secreto?

Hacer lo que te gusta y tener la completa libertad para desarrollar tu trabajo con un equipo que comparte tus objetivos y retos. En lo personal, mi trabajo me permite viajar, conocer otras culturas y disfrutar de la gastronomía.  Mi principal hobbie, sin el cual por supuesto no entiendo el vino.

De todos los vinos que ha elaborado ¿Cuál es el que le hace sentir más orgulloso? ¿Por qué?

Difícil elegir entre tantos me siento especialmente orgulloso de las últimas añadas de Terreus y San Román, ambos 2009, cada uno en su estilo  y sin perder su pureza y carácter. Desbordan elegancia y sutilidad en una añada mágica en el Duero.

Alguna anécdota simpática desde que comenzó su carrera como bodeguero…

Las veces en que no he identificado mi vino entre otros, siempre son lecciones y curas de humildad.

El vino sigue siendo el trofeo de los más adultos. Desde su punto de vista  ¿Cómo se podría introducir a los jóvenes en este mundo?

Con un lenguaje menos técnico y florido, con mensajes claros y de cercanía, explicando que hay grandes vinos de todos los precios y para cualquier momento.  Innovando en la imagen y presentaciones, comunicando de una manera sencilla y fomentando que la gente opine, cate y participe sin miedos ni prejuicios.

Viñedos Mauro¿Qué cree que debería de cambiar en el mundo del vino en España, en cualquiera de sus facetas: elaboración, imagen, distribución, venta…?

Sería muy atrevido por mi parte decir lo que debe cambiar en el sector. En líneas generales creo que cada uno en su área  debe contribuir a ser respetuosos, flexibles y dialogantes. Estar convencidos del potencial de nuestros vinos y ser atrevidos e innovadores.

Mariano García adora y detesta dentro del mundo de vino…

Detesto los prejuicios, la soberbia y la falta de humildad. Adoro la pasión, el arrebato, el arrojo y el entusiasmo que se detecta en elaboradores, distribuidores y consumidores, entre otros, a los que conozco y aprecio.

Elija un vino, un acompañante y un lugar dónde degustarlo…

Mi familia, mi ciudad y grandes vinos sin importar el origen.

Un deseo para el futuro…

Salud, estabilidad y trabajo.

Aficiones a parte de vino…

La gastronomía, el cine, viajar y charlar.

Un mensaje para nuestros lectores…

Que prueben todo lo que puedan, que lean, escuchen y visiten bodegas. Nunca se deja de aprender. Y sobre todo que no tengan miedo de transmitir sus opiniones y sensaciones, que se dejen llevar por su instinto.

 

 

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Bodegas, Enología, general, Noticias y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *