¿Tendremos vino joven de la cosecha 2017?

COSECHA 2017: La añada catastrófica

Catástrofe. Suceso que produce gran destrucción o daño.

Si en un mismo año se conjugan unas heladas primaverales que esquilman los primeros brotes de la vid, un pedrisco que fustiga y golpea los escasos tallos que sobrevivieron a las heladas, seguido de un verano tremendamente seco y tórrido, obtenemos como resultado una cosecha que será recordada como «la peor en producción de los últimos 50 años», con un descenso en vino de un 15% en España, llegando esta merma hasta el 40% en algunas zonas de Castilla y León, Galicia, Rioja y franja levantina.

Una mala campaña que ha hecho buena aquella sentencia de viejo bodeguero que afirma que «para elaborar buenos vinos, la viña tiene que sufrir». ¡Y vaya si sufrió! Llegándose a rozar la excelencia cualitativa en muchas de estas zonas referidas, lo cual no cura pero calma el dolor causado, traduciéndose en un significativo alza de los precios de la uva, lo que irremediablemente afectará en mayor o menor grado, al precio de los vinos embotellados.

Para comprender el comportamiento del mercado del vino durante el presente año, es conveniente diferenciar las bodegas cuya base económica son los vinos jóvenes y de media crianza, de aquellas que basan su economía en vinos criados y de largo recorrido. Pues son los vinos jóvenes del año los que absorberán buena parte del impacto de la cosecha (alza en los precio de la uva, merma productiva,…), mientras que los vinos elaborados como crianza y reserva salen al mercado tras algunas cosechas, siendo necesario ver el desarrollo de los siguientes ciclos.

De este modo, algunos de los productores con los que hemos podido hablar coinciden en un recorte considerable de cantidad destinada a tintos jóvenes del año, tratando de no mermar el cupo asignado a sus vinos de crianza, solapando la comercialización de vinos jóvenes de la fértil 2016, con “algo” de la 2017, y la venidera 2018.

La respuesta a este interrogante la tendremos en las próximas semanas, con la llegada (o no) de las primeras elaboraciones etiquetadas con la añada 2017…

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Bodegas, Enología, general. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *