Wall-Ye, el nuevo amigo de los viñedos

wall-ye robotSe llama Wall-Ye VIN, mide 50 centímetros de alto y 60 de ancho. Tiene cuatro ruedas, dos brazos, seis cámaras de visión panorámica, además de un dispositivo GPS y se ha convertido en el prototipo perfecto para trabajar en el campo, mano a mano con las tareas que exige cualquier viñedo.

Éste entrañable robot, idea original de Borgoña con sede Millot, es capaz de podar y controlar el estado de 600 vides diariamente. Christopher, su inventor afirma que “es uno de los robots que se están desarrollando en todo el mundo destinado a viñedos que luchan por encontrar la mano de obra que necesitan”.

Gracias a la geolocalización y sus aplicaciones de mapas, lleva un registro completo y automático de los viñedos, que permite conocer no sólo el estado de las plantas, sino también tomar decisiones por sí mismo, eliminando partes enfermas o poco productivas. Entre sus acciones está reconocer las carácterísticas de la planta, memorizar cada vid y después sincronizar sus brazos para poner en movimiento sus herramientas.

Pero esto no es todo, como si de una película de ciencia ficción se tratase, Wall-Ye posee unos acelerómetros que le permiten saber si alguien lo ataca o intenta robarlo. Para ello, manda una señal de socorro desde su posición y ofrece la posibilidad de autodestruir datos.

wall-ye Millot“Tiene un GPS, y si se encuentra en un viñedo no designado, no se iniciará. También le hemos incorporado un giroscopio que detecta si se ha levantado del suelo” comenta su creador.

Por el momento, está en periodo de pruebas en el Chateau Mouton-Rothschild de Burdeos y si sale bien, empezará a comercializare por 32.000 dólares.

¡El mundo del vino, al servicio de la tecnología más inteligente!

Be Sociable, Share!

1 comentario en “Wall-Ye, el nuevo amigo de los viñedos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *